12 de enero de 2010

90 segundos, es el tiempo que duró el terremoto en Haití y que causo más de 230 000 muertos, 300 000 heridos y alrededor de 1 500 000 siniestrados.
En un país ya afectado por numerosas calamidades como la pobreza, los ciclones, la desforestación, la corrupción, este drama, al cual se añadió una epidemia de cólera, dejó rastros inolvidables, físicos, psicológicos y materiales.
Después de 30 años de dictadura, es como si la naturaleza quisiera castigar severamente esta tierra donde la supervivencia ya es una pesadilla para cuatro haitianos sobre cinco.
El 12 de enero de 2010 quedo una fecha que habrá marcado profundamente la memoria colectiva de los haitianos. Cada uno de ellos perdió a un miembro de su familia, un amigo, un conocido, y demasiado numerosos son los que sufrieron o que sufren aún de las consecuencias económicas y sociales que provocó la catástrofe. Estas imágenes muestran los daños del sismo, pero también la vida cotidiana de un pueblo que, a pesar de todas estas dificultades, se esfuerza por mirar hacia adelante.